Correr con frío, consejos prácticos

Compartir es vivir! :)

Es innegable que nos estamos enfrentando a uno de los inviernos más duros de los últimos años. Para quien no puede resistir el mono de salir a correr con frío, nos es difícil quedarnos en casa. Aun así, hay que intentar ser precavido, ya que por una salida, nos podemos quedar enfermos en casa una temporada.

Para evitar que esto pase, os dejamos a continuación una serie de consejos para quien vaya a salir a correr con frío este invierno.

Calienta bien

Parece obvio. El calentamiento es una parte fundamental del entrenamiento siempre, no sólo con frío. Pero quizá, se tenga que tener más en cuenta cuando salimos a correr con frío. Inconscientemente, salimos a correr más fuerte para entrar antes en calor. Este gesto, aparentemente innocuo, puede causarnos alguna lesión por no dejar que los músulos calienten y se preparen como es debido. Además no hay que olvidar que durante el calentamiento tenemos que hacer una subida progresiva de pulsaciones por minuto.

Abrígate

Otra obviedad, pero hasta yo mismo no hace mucho corría en pleno invierno con pantalón corto. Si bien es verdad que en competición lo sigo haciendo aunque haga frío, en enternamientos no. Muy relacionado con el punto anterior. Si vamos con las piernas al descubierto, tenderemos a empezar más fuerte haciendo un mal calentamiento. Además, al tener los músculos más abrigados, les és más fácil calentar y adaptarse al entrenamiento. Un conocido que corría ciclismo profesional, me solía decir, que a los «pros» se les diferencia porque aun en primavera van con largo (si hace frío, claro). En algunos equipos profesionales, les echan una reprimenda si no cuidan este aspecto aparentemente obvio. Por eso en invierno, es conveniente salir con mallas para el frío y proteger el pecho con una camiseta térmica.

Te puede interesar...  Cómo realizar un buen calentamiento y vuelta a la calma

Protege las zonas sensibles

En el caso de las piernas, suele ser más común llevarlas al descubierto porque en seguida mueven mucha sangre y entran en calor. Pero por ejemplo en zonas como la garganta o la cabeza, debemos tener especial cuidado. La cabeza es una de las zonas por donde más calor perdemos y la garganta es especialmente sensible al aire frío. Algo tan sencillo como ponernos un Buff o un gorro puede ahorrarnos catarros o ponernos enfermos.

Usa ropa transpirable

Así como al iniciar, tenemos que tener en cuenta calentar progresivamente, al acabar el entrenamiento lo mismo. Debemos acabar el entrenamiento a un ritmo suave. Si durante el entrenamiento hemos sudado y tenemos la ropa mojada, puede ser un problema importante. Sobre todo si estamos haciendo CaCos. Es muy importante que la ropa térmica que llevemos debajo transpire. Intentar ahorrar en este ámbito puede acabar saliendo caro. Tenemos que pensar que una térmica bien cuidada nos va a durar años, es una inversión a largo plazo.

Algunas ideas para abrigarte:

Ropa térmicaCortavientosAccesorios

Para ellas:

Para ellos:

Pablo Docal Administrator
Entrenador nacional de triatlón, especialista en Larga Distancia por la FETRI. Oficial (árbitro) de la Federación Vasca de triatlón. Entrenador personal en PhysioEliteSport Bilbao
follow me
¿Tienes alguna duda? Cuéntanos!