info@efectodorsal.es

Zapatillas de triatlón Van Rysel

Compartir es vivir!

Las zapatillas de triatlón Van Rysel han sido mi última adquisición para esta temporada (junto con otra que hablaré más adelante) y la verdad es que han sido la sorpresa del año (y ya ha pasado casi la mitad). En este artículo os cuento mis sensaciones y la opinión sobre estas zapatillas de triatlón que la marca Van Rysel tiene en el mercado por un precio por debajo de los 100€.

Especificaciones técnicas

Bien, empecemos por las características de esta zapatilla específica de triatlón. Y es que estamos ante una zapatilla única en cuanto a tecnología orientada a la transición que no tienen otras marcas y es un sistema que combina cierre de cremallera y agarre con sistema Atop (similar al Boa). Profundizaremos en esto más adelante.

Sigamos con las características. Con un peso de 270gr para un número 43 (el mío precisamente) es una zapatilla que no destaca por ser la más ligera pero para nada es pesada. Cosa que tampoco tiene mucha importancia porque es una zapatilla que está pensada para estar siempre anclada en la bicicleta.

Por supuesto, como toda zapatilla de triatlón, tiene sus característicos lazos traseros para poder enganchar las gomas y sujetar las zapatillas en la bicicleta y volar en las transiciones.

¿Quieres mejorar tus transiciones? Haz click en la imagen!

La suela

En cuanto a la suela, encontramos una suela 100% poliamida y no carbono, lo cual tiene sus cosas buenas y malas. Como ya comenté en la review de las Neatt Asphalte Elite Carbon la transferencia con este tipo de zapatillas es mayor por la dureza de la misma, no obstante, la posición de las calas en este tipo de suela también es más crítica ya que una mala colocación con semejante dureza es más propensa a la aparición de metatarsalgias.

Te puede interesar:  Bizkaia Kopa Trail - Etapa 6: Bakio

La suela cuenta con los característicos agujeros de expulsión de agua y la plantilla interior también diseñada para que el agua remanente del sector de la natación evacúe lo más rápidamente posible.

El upper de la zapatilla

Respecto al Upper de la zapatilla es tremendamente cómodo y transpirable. Está fabricado de un tejido muy similar al de las zapatillas de correr y es muy blanda y moldeable, lo que la hace tremendamente cómoda incluso sin calcetines (una vez más vemos como esta zapatilla de triatlón Van Rysel está orientada a un mercado muy claro).

El tejido es una mezcla de poliéster y poliuretano que se van alternando por la superficie para ofrecer ventilación suficiente pero refuerzos donde lo necesita. Con refuerzos extra por debajo del talón y la puntera con goma para evitar los posibles daños de la segunda transición.

Es en el upper también donde encontramos su principal característica, un cierre Atop y una cremallera que crean el conjunto de cierre y ajuste tan singular.

El sistema de cierre y ajuste

Este fue el punto definitivo para decantarme por esta zapatilla. Y es que frente a los sistemas de velcro convencionales que van perdiendo un poco de agarre, o sobresalen mucho en el frontal, esta opción me llamaba la atención por su rapidez y limpieza en la zapatilla.

En cuanto abrimos la cremallera a 3/4 vemos el ENORME y repito, ENORME, hueco que queda libre para meter el pie en las transiciones. Además, la zapatilla cuenta con una tira de tela en el frontal del lado contrario que permite abrir toda la parte superior de la zapatilla y dejarla plegada hacia atrás. Esto permite que el hueco tan grande quede totalmente expuesto en formato «manos libres».

Te puede interesar:  Bilbao Triathlon 2014

Por otro lado, una vez hemos metido nuestro pie en la zapatilla. El pie de por sí queda bastante sujeto, pero sin apretar, es una zapatilla lo suficientemente ancha en los metatarsos pero con buen ajuste en el tobillo. Vamos, que podríamos pedalear perfectamente así.

Sin embargo, tenemos un sistema Atop de microajuste que nos permite ajustar la zapatilla perfectamente con la firmeza perfecta y sinceramente, las sensaciones con estas zapatillas ajustadas da mil vueltas a unas de velcro. permitiendo hacer fuerza en la fase de subida del pedal si quisiéramos en determinados momentos. Quizá la única pega que pudiera tener este cierre, es que afecte a la aerodinámica (no podría asegurarlo). Sin embargo, la zapatilla de triatlón Van Rysel, es extremadamente «limpia» en el upper por lo demás.

En cuanto al tema de la T2, es interesante decir, que aunque hayamos ajustado la zapatilla con el Atop a nuestro gusto, simplemente con abrir la cremallera, ya habremos liberado el pie para sacarlo con extremada facilidad de cara a afrontar la T2.

Conclusiones

La verdad es que me he soprendido tremendamente con esta zapatilla. Me parece una opción realmente cómoda, eficaz y elegante. Con unos acabados buenos y un sistema Atop que, como ya dije en su día, me gusta más que el BOA.

Hay que tener en cuenta que la zapatilla de triatlón Van Rysel tiene un precio que no supera los 100€ (la puedes encontrar por 85€ en Alltricks). Lo cual, ya dentro de las zapatillas de triatlón puede hacer referencia (y dejar en ridículo) a zapatillas de otras marcas básicas con cierre de velcro como Spiuk (que ojo, es la marca que yo he usado hasta ahora).

Te puede interesar:  Sensores de cadencia

Si quieres verlas en acción, son las que uso en un taller que acabo de sacar sobre transiciones gratuito y por tiempo limitado donde explico cómo hacer transiciones de manera sencilla y ágil al que puedes acceder pinchando aquí.