Tipos de terreno para correr

Compartir es vivir! :)

Siempre suele haber incertidumbre respecto a los terrenos para correr ya seamos runners experimentados como si estamos comenzando a correr. En Efecto Dorsal, queremos arrojar un poco de luz en este asunto, así que hacemos un breve repaso por los diferentes tipos de terreno que podemos encontrar cuando salimos a entrenar. ¡no pierdas detalle!

Hormigón

Aquí incluimos Hormigón como tal, aceras, baldosas…Son materiales realmente duros, y que no absorben el impacto, con lo que nos devuelve toda la fuerza que ejercemos. Puede llegar a ser muy lesivo, sobre todo si el suelo no es regular. Si hablamos de aceras, sumamos el factor transehúntes y otros obstaculos a esquivar. Esos gestos y giros de rodillas pueden ser igualmente lesivos.

Asfalto

Si es cierto que es algo más blando que el hormigón, pero no es para echar cohetes. El asfalto devuelve prácticamente toda la fuerza ejercida, con lo que las articulaciones no están para nada a salvo.Tenemos que sumar además el tráfico, tanto de coches como de bicicletas si se trata de un carril bici. (Por favor, no uséis el carril bici si no es exclusivo para una carrera etc…respetémonos). Al igual que con el hormigón, su ventaja suele ser que es (por lo general) muy regular. No obstante, hay que tener en cuenta el peralte, ya que rodar un rato con el suelo peraltado hacia cualquiera de los dos lados cargará las articulaciones, aumentando el riesgo de lesión.

Pista

Entendemos pista como pista forestal. La pista de atletismo (tartán) la veremos luego.Las pistas son una gran opción para rodajes largos. Tienen un impacto muy agradecido para lasa articulaciones y se pueden hacer rodajes realmente largos sin forzar las mismas. El grijo suelto, amortigua bastante la caída. De todas formas, hay que estar atento a posibles agujeros en el recorrido, sobre todo tras días de lluvias fuertes.

Te puede interesar...  La patada en natación

Cinta

A caballo entre el tartán y la pista. Es un terreno muy cómodo a nivel de articulaciones y muscular. Es un terreno semiblando, donde las articulaciones no se cargan tanto, sin embargo, a nivel mental puede ser realmente duro para algun@s. Otra de las ventajas es que la pisada es totalmente regular (puede llegar a ser una desventaja), no hay peraltes, resaltos, baches… Como curiosidad, el uso en cinta de la cadena posterior (sobre todo isquios) es menor que en la vida real. Puede ser una ventaja a nivel de recuperación de lesiones o sobreesfuerzos, pero puede ser un inconveniente si se deja que el cuerpo se acomode.

Tartán

La clásica pista de atletismo. Uno de los mejores (por no decir el mejor) terrenos para correr. Es un terreno semiblando, agradecido para las articulaciones, y muy estable. Si tu ayuntamiento tiene un mínimo de cariño, es un terreno muy llano, sin agujeros ni partes abruptas. Con ello, quitamos una preocupación de las que podríamos tener en la pista forestal antes citada. El único pero que encontramos, es que si entrenamos siempre haciendo las vueltas hacia el mismo sentido, podremos acabar generando descompensaciones en el tren inferior y teniendo una pierna más fuerte que otra.

Césped

Abarcamos aquí también el cesped artificial, tierra dura, y otros terrenos similares. Son una de las mejores superficies para recuperar lesiones y hacer rodajes largos. El pero viene cuando tratamos de encontrar superficies largas y regulares. Es difícil encontrar tramos muy largos de césped regular. Al final, muchas veces se acaba dando vueltas en un campo de fútbol o similar encontrándonos así con el mismo problema del sentido de vueltas del tartán.

Te puede interesar...  Empezar a correr desde cero

Arena

Es un terreno delicado. Si se trabaja con cuidado, puede devolver grandes beneficios, pero si abusamos de el, el riesgo de lesión es altísimo. En arena blanda, conseguiremos algo más de tracción y no cargaremos tanto la muculatura. El problema en este caso es que la parte de la orilla siempre está un poco peraltada y tenemos que tener cuidado y cambiar de dirección con frecuencia. En arena seca, la cosa cambia. Se fortalece mucho la musculatura y ligamentos, pero la intensidad del entreno aumenta sobremanera.

Barro

Muy similar a la arena. Bajo impacto pero alto desgaste muscular. Debido a la falta de tracción se hace un uso acusado de la cadena posterior en el impulso de la zancada. Es un terreno muy agradecido para las articulaciones pero con una alta carga para los músulos.

¿Y tú? ¿Conocías las características de cada terreno? ¿Cuál es tu favorito?

Pablo Docal Administrator
Entrenador nacional de triatlón, especialista en Larga Distancia por la FETRI. Oficial (árbitro) de la Federación Vasca de triatlón. Entrenador personal en PhysioEliteSport Bilbao
follow me

¿Tienes alguna duda? Cuéntanos!

Suscríbete a nuestra newsletter! :)

 

Un comentario

  1. […] Hasta ahora hemos hablado de correr como tal. Pero otro factor muy importante para correr es la fuerza. Si nuestro tren inferior no tiene la fuerza suficiente para aguantar las cargas de trabajo, a la larga acabaremos lesionados. Importante el trabajo de fuerza (en sus diferentes variantes) y propiocepción en el gimnasio. Además, con el trabajo de fuerza, se acelera el metabolismo, ayudando a controlar el peso que comentábamos en el punto previo. Aquí os contamos todo lo relacionado sobre terrenos para correr. […]

Los comentarios están cerrados.