info@efectodorsal.es

Palas de natación ¿Cómo elegir? Guía completa de compra

Palas de natación ¿Cómo elegir? Guía completa de compra

palas de natación
Compartir es vivir!

En el mundo de las palas de natación tenemos un sin fin de posibilidades. Esto puede jugar a nuestro favor o nuestra contra, ya que si no sabemos el uso que le vamos a dar, o nos podemos acabar lesionando si no elegimos una que nos convenga.

En esta guía intento trasladarte toda la información posible para que cuando tengas que comprar unas palas para natación puedas hacerlo con criterio. Vamos a ver cómo diferenciarlas y clasificarlas para elegir la mejor 🙂

Palas de natación según su tamaño

Aquí es fácil discernir la diferencia entre unas y otras…simplemente tenemos en cuenta su tamaño. Sin tener en cuenta su objetivo, forma, materiales…etc.

Pequeñas

Entendemos como palas pequeñas las que no llegan ni a cubrir la mano. Cada día son más habituales en las piscinas. Este tipo de palas de natación, sólo cubren los dedos o incluso a veces, sólo parte de ellos. Aunque por lo general son algo más anchas que la palma da la mano, su superficie no llega a ser muy grande. Sin duda la mejor opción si estamos empezando a nadar de cero y queremos meter alguna sesión de fuerza.

Medianas

Siguiendo el orden lógico, tenemos las medianas. Que con sus pequeñas diferencias entre fabricantes, vienen a cubrir la palma de la mano o quizá algo más. Aquí las principales diferencias entre una y otras, más que el tamaño, son la forma (plana, cuña…etc) y el sistema de agarre a la propia mano que veremos más adelante. Son posiblemente las más habituales entre nadadores y triatletas. Podemos incluir en esta categoría también las manoplas que unen con membranas entre los dedos y que normalmente son de neopreno.

Te puede interesar:  Como entrenar tras el confinamiento

Grandes

Entendemos por palas grandes las que son considerablemente más grandes que la palma de la mano. Algo ya notable a simple vista, independientemente del tamaño de la mano de cada persona. Por suerte, no se ven tan a menudo en las piscinas y es que, en mi opinión su uso debería estar limitado a nadadores con gran experiencia, con muchos años de bagaje y con fuerza suficiente para aguantar la tensión que crean en la articulación del hombro y del codo.

Palas de natación según su anclaje a la mano

Aquí no podemos hacer una diferenciación por grupos ya que hay muchos estilos diferentes, pero podemos hacer un repaso a los principales sistemas que nos encontraremos a la hora de comprar palas de natación:

Sistema de anclaje con gomas, que es el más cómodo y habitual y sistema de anclaje de plástico. Éste segundo, es el que implementan últimamente todas las palas de Decathlon por ejemplo, y consiste en una pieza de plástico retráctil que agarra dos dedos (índice y corazón). Es un sistema que deja bastante fija la pala, lo cual puede ser una contrapartida como veremos abajo.

Por otro lado, el sistema de gomas, puede ser diverso. Hay sistemas que agarran uno o dos dedos y la muñeca, todos los dedos y la muñeca…sistemas mixtos con el agarre de plástico en los dedos y muñeca atrás…en cualquier caso, en el 90% de los casos lo mejor es que, si tiene goma en la muñeca, se pueda soltar. Ya que esto nos va a permitir usar la pala también para el trabajo de técnica.

Palas de natación según su objetivo

En este punto creo que es donde está la mayor diferenciación a la hora de comprar palas de natación. Sin embargo, muchas veces nos centramos en el tamaño nada más, sin tener en cuenta el objetivo o el sistema de agarre a la mano (que nos va a definir el objetivo de manera secundaria).

Te puede interesar:  TOP tres inversiones

Palas de natación para trabajo de fuerza

Generalmente, este es el uso que se les da a las palas. Nos las ponemos, nos tiramos al agua y hacemos metros sin tener en cuenta poco más. Al ofrecer mayor resistencia, aumentan la tensión en los hombros y trabajamos la fuerza de la musculatura dorsal, bíceps…etc.

Si el objetivo es la fuerza, no tenemos que tener en cuenta mucho más allá que el propio tamaño, ya que, independientemente del material, o sistema de agarre, la diferencia entre una y otra va a ser la resistencia al agua que ofrezca (o mejor dicho, la superficie de apoyo). A mayor superficie de apoyo, más fuerza hay que hacer. No hay más misterio.

Sin embargo, como trabajaremos en otro post, yo entiendo el trabajo de fuerza de dos maneras, aeróbica y anaeróbica, y en función de ello, buscaremos unas palas u otras.

Palas de natación para trabajo de técnica

Aquí viene lo importante. Podemos trabajar la técnica de manera directa o indirecta con las palas. Ya que hay palas, que son específicas para técnica. Éstas, se diferencian del resto, porque, normalmente, son más largas y llegan hasta el antebrazo, o directamente se colocan en el antebrazo. ¿Cuál es su objetivo? Que busquemos un mejor apoyo con el antebrazo y usar la mano y el antebrazo en conjunto como si fuera un remo. Esto pulirá nuestra técnica y mejorará nuestro apoyo a la hora de buscar el avance.

Por otro lado, una pala de natación normal, mediana, por ejemplo, nos puede servir para trabajar la mano. Simplemente tenemos que buscar una pala que tenga un agarre que le permita mucha libertad a la pala. Éstas normalmente son las que permiten sujetar la pala a un sólo dedo con una goma. De esta manera, la pala tendrá más libertad y nos obligará a llevar una posición correcta de la mano en todo momento de la brazada.

Te puede interesar:  Pistolas de masaje - ¿Cómo elegir?

¿Cómo elegir la mejor pala de natación?

La respuesta es un poco personal, pero teniendo 4 pares de palas y conocimientos, intentaré arrojar algo de luz sobre el tema. Mi opinión es que si hasta ahora no tienes ninguna pala, busques la opción más versátil posible. En este caso, una pala que nos permita trabajar la fuerza aeróbica, anaeróbica y la técnica.

Para ello, la mejor solución suele ser una pala mediana, lo más ajustada al tamaño de la mano posible. En las palas de natación, también hay tallas…S, M, L…busca la que más se ajuste al tamaño de tu mano, que salga 1cm del contorno de tu mano aproximadamente. Y busca que el agarre sea a un sólo dedo, con opción de tener un segundo anclaje que se pueda quitar. De esta manera, tendrás opción de progresar. A principio puedes usar los dos anclajes (varios dedos, muñeca…) y una vez te hagas, quites ese segundo anclaje para quedarte con uno sólo y que de libertad de movimiento a la pala. De esta manera podrás trabajar la técnica de manera implícita cada vez que uses palas.

Algunos de los modelos más versátiles que puedes encontrar serían estos:

En mi caso personal uso concretamente las Speedo:

Pero del mismo estilo, que reúnen las características que comentaba anteriormente tendríamos más opciones:

 

 

Si te gusta el contenido comparte la web :)