Escala de Borg

Compartir es vivir! :)

En su día, hablamos ya de la escala del esfuerzo percibido, y a raíz de ese artículo, surgieron varias preguntas. La principal fue porqué la escala clásica tenía esos valores tan, aparentemente, aleatorios.

¿Por qué la escala de Borg tiene esos valores?

No es un hecho aleatorio aunque lo parezca. El hecho de que empiece en el 7 y acabe en el 20 es por algo. Tras varios estudios, se concluyó que es el rango de valores más parecido y concordante con la respuesta de la frecuencia cardiaca.

Así es que, la gente que iba a un esfuerzo percibido «Muy suave» iba en torno a las 90 pulsaciones por minuto (9 Borg), el esfuerzo «Algo duro» se correspondía alrededor de las 130ppm (13 Borg)…etc. Así que había una relación bastante correlativo entre la frecuencia cardíaca y la escala de Borg dividida entre 10. 90ppm = 9, 130ppm =13…etc. Poniendo como techo el 20, o sea, 200ppm, ya que pocas veces se pasa ese valor.

¿Es fiable la Escala de Borg?

Si y no. Es fiable respecto a que tiene un porqué, pero éste es un dato muy a coger con pinzas.  Si observamos, también se aprecian huecos vacíos entre algunos valores (el 10 entre el muy suave y bastante suave, el 16 entre el duro y muy duro…etc) esto permite cierto margen a la hora de «encasillar» los datos.

Sin embargo, habrá gente cuyo máximo sean 170 pulsaciones por minuto, y que para el o ella, el ir a 160ppm ya sería un esfuerzo muy muy duro. Con lo cual el enfoque inicial de la escala queda un poco obsoleto. Sin embargo, hemos de recordar, que en la mayoría de los casos, suele concordar bastante y que gracias a los espacios vacíos entre algunos valores de percepción pueden servir como referencia extra.

Te puede interesar...  CaCos, guía práctica

Revisión de la Escala de Borg

El problema citado anteriormente, hizo que hubiera que revisar la escala de esfuerzo percibido de Borg. Es por ello, que se decidió cambiar por una escala más «universal» y aplicable a «todos los públicos». En una escala del 1 al 10, cada uno decide cuál es el máximo respecto a su percepción, independientemente de una escala de FC.

Esto presenta ventajas e inconvenientes. Por un lado, se soluciona el problema de asintonía en algunas personas con pulsaciones bajas. Pero por otro lado, hace que la escala sea aún más subjetiva a cada individuo y con algunas personas que no tienen capacidad de exigirse puede hacer que subestimen sus capacidades…al igual que gente que tiene una buena percepción de si mismo, está en cierto modo autoengañándose y calibrando valores respecto a una escala que no sería real.

Si conocemos al individuo y sus valores de FC, podemos utilizar la escala clásica si sabemos que se corresponde con sus pulsaciones. Esto de cara a tests en pista trabajando por ritmos, es realmente útil, y tendríamos una referencia extra de cara a calibrar las cargas del entrenamiento. Además, al tener esa referencia, si tenemos datos de FC para cotejar, podremos saber si esa persona sabe exprimirse, o tiene una personal más tipo «diesel» de cara a saber luego cómo rendirá en una carrera y cuánto se le puede pedir.

Pablo Docal Administrator
Entrenador nacional de triatlón, especialista en Larga Distancia por la FETRI. Oficial (árbitro) de la Federación Vasca de triatlón. Entrenador personal en PhysioEliteSport Bilbao
follow me
Te puede interesar...  Empezar a nadar de cero
¿Tienes alguna duda? Cuéntanos!